¿Cuándo cambiar el líquido de frenos de mi bicicleta?

¿Cuándo cambiar el líquido de frenos de mi bicicleta?

Normalmente cuando un ciclista escucha la palabra seguridad, ronda en su cabeza un componente primordial sea cual sea la modalidad de ciclismo que practique… el casco. En este caso vayamos mucho más allá, dibujemos en nuestra mente un línea de sucesión cronológica en la que encajemos todos los elementos de seguridad, tanto activa como pasiva, que toman participación en el caso de sufrir una caída. Siguiendo esta línea de sucesión, hasta que el casco cumple con su función, entran en funcionamiento otra serie de componentes, y en muchos casos, el primero de estos componentes es el sistema de frenado de nuestra bicicleta. Dicho esto, ¿Por qué no prestar al sistema de frenado la importancia de que se merece?

pinza freno bicicleta

Son muchas las bicicletas que presentan un mantenimiento de frenos inadecuado, el motivo reside en que el mantenimiento del sistema de frenado se basa en la sustitución de las pastillas de freno cuando es necesario sin ir mucho más allá, obviando un elemento de igual de importante que estas, como es el sistema hidráulico, o más concretamente el líquido de frenos.

liquido de frenos shimano

El líquido de frenos pierde su eficacia por el uso pero también por el desuso. La primera causa de un mal funcionamiento del sistema de frenado se debe a que ha entrado aire en el circuido hidráulico, es decir, en el lugar en el que debería haber líquido de frenos, hay una burbuja de aire que hace que el tacto de la maneta de freno no sea el adecuado. Esto se verá traducido en que al accionar con nuestro dedo la palanca de freno, no llegue a la pinza la presión suficiente para que las pastillas frenen el disco de forma eficaz.

Otro de los culpables de la pérdida de eficacia del líquido de frenos son las altas temperaturas, ya que al someter a los frenos a frenadas largas y exigentes, estos hacen que la temperatura se eleve y el líquido pierda con el paso del tiempo sus propiedades y consistencia.

Es por estos motivos por los que se recomienda realizar al menos una vez al año, un purgado de frenos, es decir, sacar del interior del circuito hidráulico cualquier burbuja de aire que pueda existir, introduciendo líquido de frenos a través del pequeño deposito albergado en la maneta, y sacando el sobrante por la pinza de frenado, hasta asegurar que en el interior del circuito únicamente exista líquido de frenos.

Por el contrario, se recomienda un cambio total del líquido de frenos cada dos pastillas de freno, por ejemplo: Supongamos que estrenamos una bicicleta, con el paso de los kilómetros las pastillas de freno llegan su fin por lo que montamos unas nuevas. Llegará el momento en el que estas pastillas de nuevo toquen a su fin por lo que será necesario montar otras nuevas, será en este momento cuando se debe cambiar el líquido de frenos por uno nuevo.

En caso de una posible caída, puede que esté en nuestras manos que el casco no llegue a tener que cumplir con su función, ya que el sistema de frenado de nuestra bicicleta ha funcionado a la perfección y nos ha librado de una caída, y es por ello por lo que desde Bikepolis, siempre te invitamos a través de nuestros consejos, a que tengas tu bicicleta lista para el fin con el que ha sido diseñada… ¡Hacerte disfrutar!

Pedro J. Maldonado

Bikepolis.com, especialistas en accesorios para bicicletas y cubiertas mtb

 Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo a través de tus redes sociales. Muchas gracias

2 Comments

    • Avatar
      Adolfo pato rico
      jul 9, 2015

      Buen recordatorio para los despistados. Verdaderamente importante.

    • Avatar
      ernan castillejos
      sep 1, 2016

      Gracias me ha servido tu consejo. Un saludo desde Chiapas México.

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publica)
* Comentario:
Demuestra que eres humano