Consejos para un correcto lavado y engrase de nuestra bicicleta de mtb

Consejos para un correcto lavado y engrase de nuestra bicicleta de mtb

En este nuevo artículo desde Bikepolis queremos hablarte acerca del lavado y engrase de tu bicicleta de montaña. El lavado y engrase de una bicicleta es algo que puede parecer más que sencillo, y así lo es, pero si no se realiza de la forma correcta a la larga puede repercutir en averías serias o menos serias pero que serán las culpables de fastidiar tus buenos momentos de MTB.

 Uno de los primeros consejos a tener en cuenta es que no se debe aplicar agua a presión sobre nuestra bicicleta, ya que est puede penetrar en el interior de los bujes de las ruedas o en el interior de las bielas y será capaz de causar unos estragos en tu amada bicicleta con resultado de una factura cuyo valor prefiero no mencionar.

 Dicho esto comenzaremos con el primer paso que será ver el estado en el que se encuentra la transmisión de la bicicleta. Si en la última etapa el barro ha estado presente o si últimamente no has hecho ninguna limpieza a fondo de esta, es aconsejable emplear un desengrasante. Su uso es sencillo, bastará con verterlo sobre los elementos de la transmisión que se encuentren sucios, principalmente cadena y cassette y dejarlo actuar durante 5 minutos.

 

          limpiador desengrasante Squirt Bio bike    

Desengrasante de la marca Squirt

 Una vez ha hecho efecto el desengrasante llega el momento de eliminar los restos de suciedad que hayan quedado ayudados por un cepillo especial con la forma del cassette, con el que quitar los residuos que puedan haber quedado entre los piñones. A continuación y ayudados de un limpiacadenas proceder a la limpieza a fondo de esta. Lo ideal es disponer de un kit de limpieza, pero si no dispones de uno la limpieza se puede llevar a cabo con una esponja convencional, aunque no con la misma eficacia.                       limpiacadenas cambio XLC

  Kit de limpieza XLC

  Acto seguido llega el momento de limpiar el resto de elementos de la bicicleta. Lo ideal es ayudarnos por una manguera de agua que no tenga mucha presión y que pueda tirar el agua en forma de aspersor. El agua se debe echar desde el lateral y, evitando en la medida de lo posible, que no caiga directamente en los bujes de la ruedas o en las bielas.

 En el caso de estar muy sucios el resto de componentes de la bicicleta se puede utilizar agua caliente y un poco de jabón lavavajillas, pero siempre teniendo muy presente lo que mencionábamos anteriormente: NO UTILIZAR AGUA A PRESIÓN y NO LANZAR DIRECTAMENTE AGUA SOBRE LOS BUJES DE LAS LLANTAS O EN LAS BIELAS.

 Lo siguiente será proceder al secado de la bicicleta. Ayudados por un paño seco que no deje residuos secaremos cuidadosamente todos los componentes, haciendo moverse todos los elementos de la transmisión para que estos suelten la mayor cantidad de agua acumulada. En el caso de disponer de un compresor de aire, se puede utilizar este aire para secar las partes más inaccesibles de la bicicleta en las que pueda quedar agua acumulada, no acercando demasiado el chorro del aire para no dañar con la presión de este ningún componente.

 Por último queda eliminar el agua que haya podido quedar en las pinzas de freno, para ello montaremos unos metros sobre nuestra bicicleta y accionaremos continuamente los frenos para que las pastillas cojan temperatura, y mediante el calor que desprenden, disipen el agua acumulada.

 Un proceso sencillo pero que a la misma vez merece toda la atención del mundo, es por ello por lo que adjuntamos el siguiente vídeo poniendo en práctica todos estos consejos ¡Nos vemos sobre la bici amigos!

   

Pedro J. Maldonado

www.bikepolis.com, accesorios para bicicletas y cubiertas mtb

 Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo a través de tus redes sociales. Muchas gracias

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publica)
* Comentario:
Demuestra que eres humano